.size174 { width:174px; height:auto; }

Cada espacio de la casa requiere ser iluminado de la manera correcta. Para ello es necesario que cada luminaria que se utilice en cada espacio corresponda a la funcionalidad del mismo.

Y es justo por eso que a veces se cometen tantos errores a la hora de iluminar, o simplemente aunque iluminaste como te indicaron, no sientes ni la calidez ni la funcionalidad de una iluminación apropiada.

Pero no te preocupes más, hoy te enseñaré todo acerca de los tipos de luz blanca o cálida, con algunas recomendaciones sobre ellas, para que de una vez por todas logres el ambiente que estáis buscando.

luz blanca fría o luz amarilla cálida

Diferentes tipos de luz para diferentes ambientes

Para iluminar apropiadamente se debe considerar el efecto que se quiere lograr en un lugar determinado. Una vez que se tiene clara esta idea, podéis definir y diferenciar entre los elementos que necesitas para conseguir dicho efecto. Entre las múltiples opciones puedes escoger las luces que más se adapten a tu necesidad. Podéis elegir entre luces frías, cálidas o neutras.

Lámpara colgante de una luz modelo Adame de Schuller. Acabado negro oro. Disponible también en color blanco plata.

Tienes que saber que las luces no son todas iguales, que tanto el color de la luz como la temperatura del color varía en 3 tonalidades. Estas tonalidades se miden en grados Kelvin. Esta medida sirve para describir los niveles de calidez o de frialdad de la fuente lumínica que se mida.

Para ello, se calienta una pieza de metal negra, la cual cambia de color dependiendo de la temperatura a la que se calienta. Si la temperatura utilizada se encuentra a unos 1000 K o grados Kelvin, entonces adquiere una tonalidad rojiza.

Si más bien la temperatura sube, situándose entre los 2000 y 3000 grados Kelvin, su color se torna amarillento. Al subirse esta temperatura a 4000 K, su color se ubica en blanco neutro. Pero si se sube la temperatura entre los 5000 y 7000 grados Kelvin la tonalidad se vuelve blanco frío, por los tonos azulados. En resúmen, la temperatura de cada luz responde de la siguiente manera:

Luz cálida

Su tonalidad se encuentra debajo de los 3300 Kelvin. Cuando emite 3000 grados. Este tipo de luces dan al espacio donde su utilice un ambiente cálido y acogedor.

Luz fría

Su intensidad se encuentra entre los 5000 y 7000 grados Kelvin. Esta tonalidad aporta un ambiente con una intensidad de luz mucho mayor que la anterior. Ideal para ambientes que requieren mucha luminosidad como los espacios más oscuros de la casa o los lugares donde habitualmente hay mucho movimiento.

Luz neutra

También llamada natural. Este tipo de luz se ubica alrededor de los 4000 grados Kelvin y dentro de las viviendas produce una sensación de frescura y limpieza, pues de todas es la más parecida a la luz natural del día.

¿Cómo y dónde usar la luz blanca?

Hay personas que confunden la luz blanca con la luz fría, pero lo cierto es que las bombillas de luz blanca pueden responder a los tres tipos de luces arriba mencionados, correspondiendo a cada tipo de la siguiente manera:

Luz blanca cálida. Proporciona un ambiente relajado y distendido

Luz blanca fría. Cuando se utiliza la luz blanca fría se genera más bien un ambiente estimulante debido a sus matices o

Lámpara grande eclipse oro regulable en altura. Está compuesta de dos elipses entrelazadas, con tiras de led recubiertas de un difusor acrílico.

tonalidades azules. Es por ello que la luz que se consigue en los hospitales, aparcamientos o ambientes más profesionales es este tipo de luz, la cual supera los 5000 grados Kelvin usualmente.

Luz blanca neutra. Es común encontrar este tipo de luz en los locales comerciales y las oficinas, ya que invita al dinamismo y a la animosidad. Este efecto puede sin lugar a dudas aumentar las ventas y a la vez mejorar el rendimiento de los empleados.

como iluminar un salon

Combina sin temor

Hacer una combinación de las diferentes temperaturas de luz es lo que te permitirá realmente disfrutar de los distintos efectos de iluminación en cualquier espacio de tu casa.

Una gran ayuda para iluminar de manera armoniosa y a la vez económica son las luces LED. Ciertamente estas bombillas son más costosas, pero también es cierto que son duraderas y su consumo de energía es mucho menor que las luces convencionales.

Además, existe en el mercado gran diversidad de luces LED. Podéis encontrar bombillas, proyectores, paneles, lámparas, downlights y dicroicas. Una combinación de estas luces dará a cada espacio de tu vivienda la personalidad y la iluminación que estas buscando.

Un tipo de luz para cada espacio

Plafón de techo Led con tono de luz regulable. El plafón Draco incluye mando a distancia para seleccionar el color de luz más apropiado a cada momento

El error que se comete con bastante frecuencia es utilizar el mismo tipo de luz en cada espacio de la casa. Como ya se mencionó antes, la iluminación debe ir acorde a la funcionalidad del espacio que se quiere iluminar. Por ello quiero recomendarte unas pautas que te ayuden a lograr la iluminación ideal en los espacios donde es más difícil decidir entre las luces cálidas o frías.

¿Cómo iluminar el Baño?

Para el baño necesitáis un tipo de luz que sea de ayuda para maquillarte, rasurarte, depilarte, exfoliarte, etc. El tipo de luz que debéis escoger, es una luz que ilumine lo suficiente, pero sin distorsionar con los efectos de sombra. Es por ello que te recomiendo escoger una luz neutra que no sobrepase ni esté por debajo de los 4000° Kelvin. La luz neutra además te ayudará a estar más despierto cada mañana. Así que, manos a la obra y adquiere bombillas con esta tonalidad.

¿Cómo iluminar la cocina?

En la cocina es importante tener una iluminación lo suficientemente brillante como para poder ver bien lo que estamos haciendo. Es por ello que algunos recomiendan iluminar con luces frías, para que esta te ayude a ver bien qué ingrediente estás agregando a tu receta.

Sin embargo, en lo personal considero que lo mejor es combinar luces neutras con luces frías. Por ejemplo, podéis poner una lámpara en el techo o en las paredes de tu cocina con luces de 4000K, y en los gabinetes colocar luces frías que hagan contraste. Este perfecto equilibrio hará de tu cocina un lugar estimulante y relajante a la vez.

El salón y el dormitorio requieren ambientes más relajantes y de distensión, mi recomendación es que instales luz cálida de 3000K con algunas lámparas que aumenten la intensidad de la luminosidad cuando se requiera.